top of page
Buscar
  • drpozaneurologo

FAQ's sobre la epilepsia (II)




¿Cómo podemos saber que tenemos epilepsia?


Muchas veces, la enfermedad aparece sin ninguna señal de aviso previo. Sin embargo, es frecuente que la primera consulta se produzca después de haber sufrido la primera crisis epiléptica generalizada, a pesar de que el paciente lleve algún tiempo presentando crisis parciales a las que no se ha dado mucha importancia porque no se han identificado como tales. Estas crisis parciales consisten en episodios breves de desconexión del medio, gestos estereotipados o sacudidas musculares bruscas que avisan de que la enfermedad está ya ahí. Si no se reconocen, solo se llegará al diagnóstico cuando la actividad epiléptica en alguna ocasión se extienda a todo el cerebro y el paciente sufra una crisis epiléptica generalizada con pérdida de conciencia y movimientos repetitivos rítmicos en todo el cuerpo, muchas veces acompañados de emisión de espuma por la boca, mordedura de lengua y, a menudo, emisión de orina durante la crisis.


¿La epilepsia conlleva siempre convulsiones?


Convulsión y crisis epiléptica no son sinónimos. Por un lado, son muy habituales las convulsiones en procesos que no tienen nada con ver con la epilepsia, como los síncopes. Por otro, en la mayoría de las crisis epilépticas no hay convulsiones. Estas solo aparecen cuando se produce una crisis epiléptica generalizada. Pero hay muchas crisis epilépticas focales, que cursan con una alteración en la conciencia o en el comportamiento, sin convulsiones.

Para hablar de epilepsia es necesario que se presenten crisis epilépticas repetidas, al menos dos, o bien que, habiendo tenido una crisis, se detecten alteraciones en el electroencefalograma que indiquen un elevado riesgo de que la crisis se repita. Y, en cualquier caso, siempre que no haya un proceso agudo que justifique las crisis. Si, por ejemplo, en el curso de una meningitis un paciente sufre crisis epilépticas, eso no quiere decir necesariamente que vaya a sufrir una epilepsia una vez superada la meningitis.


¿Cuánto duran las convulsiones en una crisis epiléptica?


Aunque a los testigos se les puede hacer muy largo, la gran mayoría de las crisis epilépticas son cortas. Duran entre uno y tres minutos. Si se prolongan más de cinco minutos es una situación grave, que llamamos estatus epiléptico, y supone una urgencia médica que exige atención urgente en un centro hospitalario.


¿Hay factores de riesgo que "favorezcan" la epilepsia?


Conocemos factores de riesgo de desarrollar epilepsia, como los trastornos de ánimo (depresión crónica) o las enfermedades que favorecen el desarrollo de arteriosclerosis, como la hipertensión, la diabetes, la hipercolesterolemia (colesterol alto) o la obesidad, así como fumar. Algunas epilepsias tienen una base genética, por lo que los antecedentes familiares de epilepsia de inicio antes de los 30 años suponen un leve incremento en el riesgo de sufrir la enfermedad.


¿Cómo debemos actuar ante una persona con una crisis epiléptica?


Creo que es más importante resaltar lo que no se debe hacer que lo que hay que hacer. La actuación debe ir básicamente dirigida a no hacer daño y evitar que el paciente se lo haga por sus movimientos incontrolados. Si la crisis comienza con manifestaciones focales, como alteración de conciencia, nos puede dar tiempo a prepararnos para colocar al paciente en un sitio seguro, a poder ser, tumbado y con una prenda de ropa bajo la cabeza para evitar que se golpee al caer o con los movimientos convulsivos de la cabeza. No hay que meter nunca nada en la boca. Aunque al principio de la crisis generalizada suele proferirse una especie de grito estertoroso por el espasmo de la garganta, el paciente no se va a tragar la lengua, así que no hay que intentar cogerla, y tampoco poner nada entre los dientes, que se suelen apretar con muchísima fuerza, para evitar que se la muerda. Manipular la boca del enfermo mientras sufre una crisis provoca a menudo lesiones, que pueden ser importantes, en la boca y dientes del paciente, así como en los dedos del que le asiste por mordeduras involuntarias. No hay que intentar frenar las convulsiones oponiendo resistencia a los movimientos del paciente, porque eso solo puede llevar a hacerle daño. Simplemente intentar que tenga un espacio despejado para que no se golpee con sus movimientos y dejar que la crisis ceda, generalmente en menos de dos minutos. Cuando el enfermo queda relajado, es mejor tumbarlo de costado para evitar que pueda ir hacia el pulmón la gran cantidad de saliva que se produce durante la crisis. Es frecuente que el paciente despierte confuso, a veces asustado, lo que puede provocar reacciones bruscas, incluso agresivas. En esos casos, hay que mantener la calma y tratar de tranquilizarlo explicándole lo que le ha ocurrido con un tono suave.

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Coordinador y miembro activo de:
Convenio con:
bottom of page